La ceniza cubre algunos pueblos de las laderas del Monte Merapi